Crear tu contraseña perfecta es posible

16 de septiembre de 2013

Consejos para crear una contraseña perfecta

¿Para qué tenemos las contraseñas? ¿Cuál es su única y más importante utilidad? Se trata de una pregunta sencilla y sin trampa. Exacto: para protegernos, ni más ni menos. Algo tan sencillo e importante, pero que sigue generando indiferencia a muchos usuarios. Una clave permite que cualquier dispositivo, usuario o información no puedan ser manipulados ni atacados por terceros, si éstos no están debidamente protegidos sería muy sencillo que cualquier experto o incluso aficionado superase esta barrera de seguridad.

Hasta este punto coincidimos todos, pero ahora tenemos otra pregunta: siendo conscientes de la importancia que tiene la contraseña, ¿por qué no nos molestamos en crear una clave sólida a prueba de bombas? ¿Por qué todos los días vemos como se cuentan por cientos los robos de cuentas que se cometen por culpa de una mala y más que previsible contraseña?

Por una sencilla razón: porque muchas veces anteponemos la comodidad sobre la seguridad, creemos que el ordenador o dispositivo por el que accedemos cuenta con el software necesario como para evitar esta clase de problemas. Ignoramos que el factor humano es crucial.

Imagina por un momento que la plataforma de banca online que tienes contratada te proporciona por defecto la clave $Llupa7Hol3eF. ¿Qué haces, te la quedas o la cambias? La gran mayoría de usuarios querrán modificarla por una más corta, ya que es más cómodo y fácil de memorizar pepe57 que la anterior ristra de caracteres tan variados.

ep-main-icon

El problema son esas claves "inolvidables"

Si cogiéramos al azar miles de cuentas de usuarios y buscásemos información en la red sobre ellos, datos sencillos y accesibles desde cualquier punto del planeta, como fechas de nacimiento o aniversarios, posiblemente daríamos con multitud de contraseñas reales que servirían para que pudiéramos acceder sin problema ni resistencia alguna a todos sus datos privados.

Seguro que más de una vez has visto como algún amigo o familiar aseguraban que su clave la habían modificado, que ahora era mucho más sencilla de recordar y que así nunca la perderían, pues la fecha de nacimiento o el número de teléfono es algo difícil de olvidar. De hecho, te la dijeron en su día y todavía la recuerdas dada su simpleza. Esto es un problema grave, ya que inconscientemente ponemos en riesgo todo aquello que pretendemos proteger, aun contando con el software de seguridad más avanzado.

¿Cómo consiguen robarnos las contraseñas?

En otra época, los delincuentes tenían que personarse en la caja fuerte, probar y probar hasta que conseguían encontrar la combinación. Si tenían prisa, intentaban forzar la cerradura, y si no, recurrían a los explosivos y todo quedaba solucionado en unos pocos segundos. Ahora, por suerte para muchos, la tecnología nos ofrece Internet, un medio al que no le afecta la dinamita pero que sí se deben tomar otro tipo de precauciones para ajustarnos a sus nuevas técnicas delictivas aprendidas.

Con la expansión de la red y el creciente uso de cuentas para diferentes servicios, banca online, almacenamiento en la nube, etc… los delincuentes pasaron de la pólvora a los teclados, y ahora sin hacer el menor ruido posible, son capaces de robarnos cualquier información si nosotros no colaboramos con las medidas de seguridad existentes en nuestro dispositivo.

El software permite bloquear la gran mayoría de ataques, pero la clave somos nosotros

Es cierto que ahora desarrollamos software que permite que el usuario no se preocupe por la seguridad de su equipo ni la información que en él se almacena, sin embargo, de nada sirven todas las medidas ofrecidas si no actuamos con responsabilidad. Establecer una contraseña segura es posible y una prioridad de primer orden.

Aquí tienes una serie de recomendaciones que deberías tener en cuenta a la hora de proteger tus datos de la forma más eficaz:

· Cuidado con las contraseñas predeterminadas. A veces pueden suponer un riesgo adicional el no modificarlas por otras diferentes igual de complejas, ya que en determinados dispositivos, como el router, éstas ya están difundidas por la red, por lo que cualquiera podría conectarse a nuestra señal de WiFi sin darnos cuenta.

· Datos personales en la contraseña NUNCA. Es un error muy común introducir la fecha de cumpleaños, el nombre de la mujer o el número de teléfono. Este tipo de información está al alcance de cualquiera y por tanto es muy vulnerable.

· Una palabra sencilla. Es la combinación de caracteres más fácil de averiguar que existe. Procura introducir dígitos y alteraciones en el término que no lo hagan presente en el diccionario.

· Software que te proteja. El factor humano es fundamental, pero también lo es contar con un gran antivirus como Avast Internet Security que permita bloquear cualquier tipo de malware o acceso sospechoso a historiales del ordenador y teclado.

· Una contraseña segura y fuerte. Las claves consideradas como débiles son aquellas combinaciones que podrían ser averiguadas por un conocido o incluso un ordenador, ya que no debemos olvidar que existen computadoras encargadas de bombardear cuentas con miles de combinaciones posibles hasta lograr acceder (ataques por fuerza bruta).

¿Qué pasos puedo seguir para conseguir esa clave perfecta?

Existen infinidad de metodologías diferentes para poder crear una contraseña segura y de fácil memorización. Solo es cuestión de ir probando cuál de ellas nos viene mejor. Aquí tienes una forma curiosa e interesante de crear una nueva clave:

¿Tienes alguna frase o refrán en la memoria que podrías repetir siempre que quisieras? Ahora escríbela y quédate solo con las primeras letras de cada palabra, es decir: “Más Vale Pájaro En Mano Que Ciento Volando.” Lo que viene a ser: “Mvpemqcv”, la primera parte de tu contraseña ya está lista, ahora la vamos a alargar incluyendo al final las letras de lo que representa esa contraseña.

Para que tengas un ejemplo claro, tenemos Mvpemqcv como clave resumida de nuestra frase inolvidable, ahora sabemos que es para PayPal, añadiremos “PayPal”, si es el banco Sabadell: “Sabadell”, o la Universidad: “Universidad”. De esta forma tendremos: Mvpemqcv-PayPal, con un guión incluido que todavía añade más dificultad. No obstante, si aún te ves con fuerzas como para memorizarla sin problema, cambia cada a por @.

Ahora ya solo te queda un paso pendiente, la última fase que demostrará que has creado una gran contraseña: puedes acceder a la página que Microsoft ha creado para evaluar la fortaleza de la misma y saber si has sido eficiente a la hora de crearla.

Copyright © 2005-2020 Anti-Virus.es Todos los derechos reservados. Aviso legal - Avast y sus logos son marcas registradas de Avast Software, s.r.o.

licensemap-markerlaptop-phonemenu-circlecross-circlearrow-left-circlearrow-right-circlelayers linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram