Virus que pueden introducir contenido pedófilo en tu ordenador

9 de noviembre de 2009

En Yahoo Tech ha sido publicado un artículo en inglés, escrito por Jordan Robertson, que por la importancia que puede tener para los usuarios hemos procedido a traducir y adaptar a nuestra lengua:

De todas las cosas siniestras que los virus que se propagan por internet pueden hacer, esta debe ser la peor de todas: convertir tu ordenador en un almacén de pornografía infantil sin que el usuario sea consciente de ello.

Atroces fotos y vídeos pueden ser depositados en vuestros ordenadores por virus, programas maliciosos que son más conocidos por buscar números de tarjetas de crédito. En este caso, es tu reputación la que puede ser golpeada.

Los pedófilos pueden explotar PCs infectados para almacenar y ver remotamente su material sin miedo a ser cogidos por ello. Es más, alguien que quiera gastarte una broma pesada (o con una intención menos benévola) puede usar estas herramientas para simular que tú mismo estás visitando páginas web ilegales. Sea cual sea la motivación, puedes tener pornografía infantil en tu ordenador y no darte cuenta de ello hasta que la policía llame a tu puerta.

Una investigación de Associated Press encontró casos en los que gente inocente fue catalogada como pedófila después de que sus compañeros de trabajo o sus parejas encontraran pornografía infantil en sus PCs, puesta ahí por algún virus. Esto puede costar a la víctima un gran cantidad de dinero, con el objetivo de probar su inocencia. Estas situaciones se complican por el hecho de que hay muchos pedófilos verdaderos que culpan a los virus de los archivos que se encuentran en sus máquinas, por lo que este argumento de defensa es visto con escepticismo por las fuerzas de la ley.

“Es una variante actual de la conocida excusa de que el perro se comió mis deberes”, dice Phil Malone, director de Cyberlaw Clinic (Harvard’s Berkman Center for Internet & Society). “El problema es que, efectivamente, en alguna ocasión efectivamente el perro se come los deberes”.

La investigación de Associated Press incluyó entrevistas a gente a la que se le encontró pornografía infantil en sus ordenadores, fiscales, policías e informáticos forenses, así como grabaciones de juicios. En 2007, Michael Fiola fue encontrado sospechoso después de que se comprobara que su portátil estaba usando una cantidad de datos bastante superior al de sus compañeros. Un técnico encontró pornografía infantil en la carpeta de su PC donde se almacenan las imágenes que vemos en las páginas web.

Fiola fue encausado por posesión de pornografía infantil, delito que puede acarrear hasta 5 años de prisión. Recibió amenazas de muerte, le cortaron los neumáticos de su coche y fue repudiado por sus amigos. Él y su esposa lucharon en el caso, gastándose 250.000 dólares en actuaciones legales. Liquidaron sus ahorros, hicieron una segunda hipoteca y vendieron su coche. Una inspección ordenada por su defensa reveló que su portátil estaba severamente infectado. Estaba programado para visitar al menos 40 páginas web con contenido pedófilo por minuto (algo que escapa de una capacidad normal de un ser humano). Mientras Fiola y su mujer estuvieron un día fuera para cenar, alguien accedió a su ordenador  y estuvo obteniendo material pornográfico durante una hora y media. Los fiscales ordenaron otro test y confirmaron los descubrimientos de la defensa. Los cargos fueron retirados… 11 meses después de que fueran emitidos.

Fiola y su mujer revelan que han tenido problemas de salud a causa del stress sufrido durante el caso. “Esto arruinó mi vida, la vida de mi mujer y de mi familia”, dijo. La oficina del fiscal de Massachussetts, que enjuició a Fiola, ha rehusado hacer declaraciones.

En este momento, cerca de 20 millones de ordenadores de todo el mundo se estima que están infectados con virus que pueden ofrecer control total de los mismos a los hackers, según el desarrollador de software antimalware F-Secure. Los ordenadores muchas veces resultan infectados cuando la gente abre los archivos adjuntos que vienen en los correos electrónicos desde destinatarios desconocidos o cuando visitan páginas web maliciosas.

Los pedófilos pueden explotar los virus de varias maneras. La más sencilla es forzar el ordenador de alguien a visitar sitios web con pornografía infantil, almacenando las imágenes en el proceso. Es más, un ordenador puede ser convertido en un almacén para imágenes y vídeos que pueden ser vistos cuando dicho ordenador se encuentre online.

“Pueden ser como langostas que van a un campo de maíz: se lo comen todo y después se van a otro campo", dice Eric Goldman, director académico del Instituto Legal de Alta Tecnología de la Universidad de Santa Clara. Goldman ha representado a empresas web que han descubierto a pedófilos usando sus sistemas para cometer estos actos ilegales.

Pero, tal y como hemos dicho, en ocasiones no son los pedófilos los que están envueltos en estas actuaciones, también puede hacerlo alguien que desee dañar al propietario del PC infectado. En el primer caso público de particulares que fueron víctimas de esta situación, dos hombres en el Reino Unido fueron declarados inocentes de ser responsables de tener pornografía infantil en sus PCs. En un caso, un mail infectado o un pop-up publicitario infectaron el PC del usuario y el virus descargó las imágenes ilegales. En el otro, un virus cambió la página principal en el navegador del usuario para mostrar pornografía infantil, siendo descubierto este hecho por la hija de 7 años del afectado. Este hombre pasó más de una semana en prisión y perdió la custodia de su hija.

Chris Watts, un técnico de Gran Bretaña, cuenta que ayudó al director de un hotel cuyos compañeros encontraron pornografía infantil en el PC que éste compartía con ellos. Watts encontró que mientras esta persona navegaba por Internet en busca de programas para piratear videojuegos, uno de los sitios estaba programado para redirigir al visitante a sitios de pornografía infantil si el usuario estaba inactivo por un cierto período de tiempo. En todos estos casos, la evidencia principal es indiscutible: había pornografía en el ordenador. Pero probar cómo llegó a él es más difícil.

Tami Loehrs, que inspeccionó el ordenador de Fiola, recuerda otro caso en Arizona en el que había un ordenador infectado de manera importante, de tal manera que era virtualmente imposible determinar la acusación: que un chico de 16 años usó el PC para subir pornografía infantil a un grupo de Yahoo. Los fiscales desestimaron el cargo y el chico fue acusado de otro crimen que no implicaba pena de prisión, aunque afirmaron que tuvieron esta consideración por la edad del chico y por la ausencia de antecedentes penales.

El artículo es más extenso, pero con lo que hasta aquí hemos reproducido creo que queda muy claro el peligro que se quiere exponer.

Copyright © 2005-2020 Anti-Virus.es Todos los derechos reservados. Aviso legal - Avast y sus logos son marcas registradas de Avast Software, s.r.o.

licensemap-markerlaptop-phonemenu-circlecross-circlearrow-left-circlearrow-right-circlelayers linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram